Diócesis de Acarigua – Araure dio sepultura a su Primer Obispo / “Joaquín Morón, Obispo, pasa al banquete de tu Señor”

IMG-20131101-WA002

IMG-20131101-WA002

Redacción Avance.

Graficas y datos informativos: P. Ángel Araujo

El miércoles 30 de octubre se supo la triste noticia del fallecimiento, tras una fuerte enfermedad, de Monseñor Joaquín Morón Hidalgo, prelado trujillano que se despeñaba como Obispo de la diócesis de Acarigua – Araure (estado Portuguesa) desde hace once años.

Las exequias se realizaron el viernes 01 noviembre, solemnidad de todos los santos, a las 2: 30 p.m. en la catedral Nuestra Señora de la Corteza de Acarigua. En la solemne Misa estacional se hicieron presentes los arzobispos y obispos Diego Padrón, Antonio López, Ramón Aponte, Ramón Antonio Linares, José de la Trinidad Valera, Rafael Conde, Vicente Hernández Peña,  Luis Alfonzo Márquez, Alfredo Torres, Nicolás Bermúdez, José Luis Azuaje, Oswaldo Azuaje (obispo de nuestra Diócesis) y el cardenal Jorge Urosa. También concelebraron la Eucaristía más de 30 presbíteros del clero local, de Trujillo y otras diócesis vecinas.

IMG-20131101-WA005

Presidió la Misa Mons. Antonio López, Arzobispo de Barquisimeto y la homilía estuvo a cago de Monseñor José de la Trinidad (Trino) Valera, obispo de Guanare y también nativo de Trujillo.

Comenzó indicando Mons. Trino los sentimientos que embargaban a los presentes: “Si alguien dice que no son tristes las dependidas dile que se despida”. Pero también destacó que aquella Eucaristía reflejaba la verdad que creemos del encuentro y dialogo con el amor de los amores, recordando  la frase de san Agustín: nuestra alma está inquieta hasta que descanse en ti. Aprovechó el predicador para destacar la misión de un obispo, la grandeza de su vocación y la pesada carga que debe llevar, muchas veces en silencio, haciendo las veces de Cristo Buen Pastor entre su pueblo, contemplando al Señor, alabándolo y siendo testigos de Él y su Palabra.

“Estoy despidiendo a un amigo, hasta pronto Obispo. La Trinidad te recibe. En la esperanza sabemos que nos encontraremos en el cielo. Que Nuestra Señora de la Corteza te ilumine. Gracias por tu trabajo en Trujillo y en las dos diócesis donde estuviste. Te despedimos en la Fiesta de los Santos donde seguramente estarás. A la puerta del paraíso te esperan tus padres. Allá te acompañarán muy felices los obispos difuntos y el cardenal Castillo Lara. Joaquín Morón, Obispo, pasa al banquete de tu Señor. Amén”. Fueron estas algunas de las palabras de Monseñor Trino entre lágrimas, que al final la asamblea refrendó con abundantes aplausos para el Pastor Diocesano.

IMG-20131101-WA001

Después de la oración pos comunión el cardenal Jorge Urosa dirigió el responso final, seguidamente los obispos cargaron el féretro hasta mitad del templo donde lo tomaron sus familiares y después los presbíteros que recibieron la ordenación de manos de Mons. Joaquín Morón. Luego de recorrer los alrededores de la plaza Bolívar con los restos mortales de Monseñor Morón se le dio sepultura en el templo catedral.

Obispo encargado

Finalizada la Eucaristía también se pudo conocer la noticia de que la diócesis de Acarigua – Araure tendrá como Administrador Diocesano a Monseñor Ramón Antonio Linares, Obispo Emérito de Barinas, quien se encargará de la misma hasta el nombramiento del nuevo Obispo titular.

Cabe destacar que, además de Mons.  Oswaldo Azuaje y Mons. Vicente Hernández, nueve presbíteros trujillanos se hicieron presentes en las exequias; el Seminario Sagrado Corazón de Jesús, donde fue rector Monseñor Joaquín Morón, estuvo representado por algunos integrantes del equipo formador quienes hicieron llegar también una hermosa corona de flores junto con sus oraciones.

Obispo trujillano en los Llanos venezolanos

Mons. Joaquín José Morón Hidalgo, nació en Boconó, población del estado Trujillo, el 16 de agosto de 1942. Estudió filosofía y humanidades en el seminario de Mérida y teología en el de Santa Rosa de Lima, en Caracas.  Fue licenciado en Teología Moral por el Alfonsianum, de Roma. Fue ordenado sacerdote el día 01 de agosto de 1965, por imposición de manos y oración consecratoria del Excmo. Mons. José León Rojas Chaparro, en la Iglesia parroquial “San José” de Valera. Entre su labor como sacerdote en esta diócesis andina ejerció como Rector del Seminario Mayor Sagrado Corazón de Jesús, cargo que desempeñó hasta el año 1983. También fue párroco en el Dulce Nombre de Jesús de Escuque (1984 a 1988) y en Nuestra del Carmen en Boconó (1998-1992)

Fue designado obispo de Valle de la Pascua, por el hoy beato Juan Pablo II, el 25 de julio de 1992 y ordenado por el Nuncio Apostólico en Venezuela, Mons. Oriano Quilici, en la Iglesia Catedral “Nuestra Señora de la Paz” de Trujillo, el 07 de octubre del mismo año. Tomó posesión como primer Obispo de la diócesis de Valle de la Pascua el 26 de noviembre de 1992, en el marco de los 500 años de la evangelización en América, y estuvo al frente del pastoreo de esta diócesis por diez años, hasta que fue trasladado a la recién creada diócesis de Acarigua-Araure.

Mons. Morón incansable pastor de aquellas tierras llaneras, dedicó todo su esfuerzo y entrega, bajo la acción del Espíritu Santo para organizar aquella naciente Iglesia diocesana, que  para el momento, contaba con un escaso número de sacerdotes. Su ímpetu y visión de pastor le permitió sobreponerse a las dificultades que requiere todo inicio, pero con la oración y ayuda de los feligreses de la diócesis logró poner en marcha la acción pastoral y de evangelización requerida para esta nueva diócesis.

Durante sus funciones como Obispo de Acarigua – Araure tuvo que ausentarse por algunos meses debido a los problemas de salud que padecía. Luego de la ausencia a causa de la enfermedad, específicamente el 11 de septiembre de este año 2013, regresa a su diócesis con el mayor de los ánimos y dispuesto a seguir llevando a cabo su misión como pastor. Mons. Morón había celebrado sus 21 años de haber sido consagrado como obispo para la Iglesia Católica

Deja un comentario