El Coliseo de Roma cuenta su historia

coliseo-roma-noche

La exposición fue montada en el segundo piso del célebre anfiteatro romano

AFP 07 DE MARZO DE 2017.- Con una muestra que incluye maquetas, mármoles, fotografías y filmes, el Coliseo cuenta su increíble y milenaria historia como ícono de Roma. La exposición abrió las puertas al público, en el inicio del mes de marzo y fue montada en el segundo piso del célebre anfiteatro romano, uno de los monumentos más visitados del mundo, construido en el siglo I D.C.

Para ilustrar la extensa vida de esta obra arquitectónica, los organizadores de la exhibición, decidieron iniciar el recorrido con la espectacular maqueta realizada por Carlo Lucangeli, entre los años 1790 y 1812, con capiteles, figuritas en bronce y carruajes en hueso. Ubicado en pleno centro de Roma, el imponente edificio con 80 filas de gradas y una arena para la lucha de gladiadores, tuvo un pasado glorioso por casi 500 años. Para estudiantes, artistas, intelectuales, sobre todo del norte de Europa, fue obligatorio durante siglos, realizar una visita al monumento, para completar su formación académica. Muchos de ellos, dejaron pinturas, poemas, libros y ensayos, inspirados en el mayor ejemplo de la arquitectura romana y que ahora, son mencionados en la exposición.

También, se exhiben copias de bocetos, planos y borradores hechos por artistas como Pieter Brueghel, el Viejo; Giuliano da Sangallo; Andrea Palladio y Diego Velázquez. Dividida en 12 secciones, la muestra cuenta además la transformación del Coliseo con el nacimiento de la arqueología en el siglo XIX, las primeras investigaciones sistemáticas, los objetos y piezas que quedaron enterrados, entre ellos el descubrimiento de la lápida Lampadius, también expuesta.

El símbolo de un imperio, que sirvió para forjar el mito del martirio de los cristianos, alimentado siglos después por el cine, en particular por Hollywood. Un ciclo de largometrajes en la Casa del Cine de Roma, completará la muestra e incluye el colosal Quo Vadis, realizado en Italia en 1913.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *