Comentario Bíblico 4º domingo del tiempo ordinario La enseñanza de las obras.

padre-julio

El Episodio de este domingo del evangelio de Marcos 1,21-28, se desarrolla en Cafarnaún, un lugar en la rivera septentrional del lago de Genesaret, su significado del hebreo nos indica que es la aldea de Nahún; parece que Jesús eligió este lugar como sede principal de su actividad en Galilea (Mt 4,12; 9,1)Allí tenía su casa Pedro y Andrés sus discípulos, realizó curaciones: (Mt 8,5; Lc 7,1; Jn 4,46; Mc 1,21-26.34), era una ciudad fronteriza de aduana muy importante, en su época.

Hoy se presenta Jesús enseñando, en este paraje, de palabra y de obra. La enseñanza que proclama Jesús en la sinagoga le precede la curación de un endemoniado, podemos observar que el anuncio del Reino de Dios por parte de Jesús va acompañado de sus respectivas obras, acciones concretas que nos indican que su compromiso con el ser humano es tan profundo que nos indica la amplitud y la grandeza del amor que siente por nosotros.

Es evidente que en el pensamiento de los cristianos de las primeras comunidades del siglo I al momento en que se redacta el evangelio, existe la preocupación de una creciente ideología filosófica y teológica, llamada el gnosticismo, cuyo planteamiento sostiene que lo único necesario para salvarse: es conocer a Dios y aceptarlo en nuestra mente y eso es lo más determinante.

Según Jesús en este fragmento del evangelio que la liturgia nos presenta en este domingo, y así lo reconocieron las primeras comunidades cristianas del siglo primero, que para ser un buen cristiano no es suficiente conocer los contenidos de la fe, sino que también son fundamentales para la existencia cristiana las obras buenas, encaminadas a transformar la realidad.

El estilo de creyente que nos propone Jesús en el mensaje de la palabra de Dios; es liberador (anuncio de la buena noticia a los pobres, la libertad a los oprimidos, el año de gracia del Señor…), porque sensibilizaba a la gente y esto les entusiasmaba al verlo como una novedad, nunca antes visto, con respecto a los que observaban en los letrados y fariseos, esta manera de obrar y proceder era novedosa, lo hacía como quien tiene autoridad. Por tanto la invitación del maestro Jesús, es a vivir un estilo de vida orientado por los valores cristianos.

Pbro. Julio César León Valero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *