VIVIR EN  PAZ

lampara_de_barro

“Un fuerte verano arreciaba en las planicies africanas y los animales andaban de un lado a otro en busca de agua para calmar su sed. Luego de fatigosas horas de marcha, un tigre y un jabalí llegaron por caminos distintos a una misma fuente de agua.

En cuanto se vieron, se lanzaron rugidos de guerra y corrieron hacia la fuente para tomar posesión de ella. El jabalí llegó antes que el tigre, pero cuando se disponía a beber el tigre lo atacó y lo derribó de un zarpazo. Enfurecido el jabalí, se enfrentó al felino y los dos se trabaron en feroz combate. Después de un rato de lucha, ambas fieras se sintieron cansadas y muy sedientas, y sigilosamente, y en tácito acuerdo, cada uno se retiró. A una orilla del lago a beber y a calmar su sed en paz, dándose cuenta de que al fin y al cabo había en esa fuente de agua espacio para los dos”.

“Más vale acabar las querellas, pues el resultado puede ser fatal para ambas partes”.

“Paz” ¡Qué fácil es pronunciarla, cuánto cuesta conseguirla¡ Cada día los humanos se la ponemos más difícil a la paz. Ella intenta abrirse un pequeño camino entre las guerras, las disputas, las peleas…, pero es infecunda. Nosotros, en nuestro empeño por conseguir las cosas por la fuerza, sólo conseguimos alejar más y más a nuestra amiga la paz. Hagamos un esfuerzo por vivir en armonía, siendo más tolerantes, solidarios, respetuosos… Procurando siempre ser instrumentos vivos, que fomenten la paz en todos los espacios que residamos, amándonos unos a los otros a pesar de nuestras diferencias culturales, religiosas y políticas. Todos necesitamos vivir en paz con nosotros mismos y nuestro prójimo.