Vencer la culpa

lampara_de_barro

“De camino hacia su monasterio, dos monjes encontraron a una mujer a la orilla de un río. Al igual que ellos, ella tenía que cruzarlo, pero bajaba demasiado crecido, de modo que uno de los monjes practicando la caridad, la cargó y la pasó al otro lado. El otro monje estaba escandalizado y por espacio de dos horas, estuvo censurando a su amigo. -¿Has olvidado que eres un monje? ¿Cómo te has atrevido a tocar una mujer para transportarla al otro lado del río? ¿Qué pensará la gente? Has desacreditado nuestra religión.

El monje escuchó pacientemente el interminable sermón de su compañero. Al final le dijo: – Hermano, no sé si hice bien o hice mal, pero yo he dejado a aquella mujer en la orilla del río. En cambio, tú eres quien la llevas ahora.”

Amigo que lees, si en tu vida hay culpa, has cometido un error o causado un daño a alguien con o sin intención, siéntete dispuesto a pedir disculpas y a hacer lo necesario para corregirlo o sanarlo. No dejemos que la culpa se convierta en nosotros, en una compañera de toda la vida a tal punto de quitarnos la felicidad y hacer infelices a los demás. Todos tenemos el derecho y la oportunidad de rectificar nuestros errores. Lo importante es que no los repitamos, sino que nos mostremos dispuestos a corregirlos,  a enmendarlos y aprender de ellos.